jueves, 1 de octubre de 2009

¿Varón o hembro?

Para el Diccionario de la Lengua Española la palabra "varón" en castellano deriva del latín vir que traduce literalmente viga: el varón era para los romanos la viga que sostenía la casa.
En cuanto a su significado proviene del Latín varo,-onis, que significa fuerte, esforzado. 1. m. Ser humano de sexo masculino. 2. m. Hombre que ha llegado a la edad viril. 3. m. Hombre de respeto, autoridad u otras prendas.
El mismo diccionario respecto a la palabra hembra nos dice: (Del lat. femĭna). 1. f. Animal del sexo femenino. 2. f. mujer (persona del sexo femenino).
Así que varón y hombre significan prácticamente lo mismo, y por extensión mujer y hembra debieran también tener igual significado. Pero si se busca en dicho diccionario la palabra varona nos dice: Persona de sexo femenino, mujer. Mujer varonil. ¿Algo confuso verdad? Pero aún así nos queda relativamente claro lo que es un varón, lo que es una hembra y lo que es una varona. El problema es que esto nos conduce inevitablemente a la siguiente e incómoda pregunta: ¿Qué es entonces un “hembro”? ¡Sorpresa la palabra hembro no aparece en el diccionario!
Siendo así no nos queda otro camino que intentar deducir su origen y significado, así que iremos por partes: Siguiendo la elemental regla gramatical de modificar el género del sustantivo cambiando la “o” por una “a”, por ejemplo burro - burra, camello - camella, etc., hembro tendrá forzosamente que derivar de la palabra hembra, ya que es su masculino; así que estamos de condiciones de pasar al siguiente aspecto del asunto. Habiendo determinado con suficiente claridad el origen de la palabra hembro resulta bastante sencillo precisar su significado. Pues bien, por muy contradictorio que parezca, un hembro tiene que ser - de acuerdo con las definiciones del diccionario - : 1 un animal de sexo masculino y 2 un hombre (persona del sexo masculino). Especificando un poco más y para deslindar un poco el significante del significado, irrespetando un poco a Lacan, un hembro vendría a ser un hombre del Latín varo,-onis, que significa fuerte, esforzado, 1. m. Ser humano de sexo masculino. 2. m. Hombre que ha llegado a la edad viril. 3. m. Hombre de respeto, autoridad u otras prendas, pero que a pesar de ello no puede ser considerado como un hombre común y corriente, sino como algo más inefablemente tierno y delicado. En pocas palabras un hembro vendría a ser una variedad de “hombre” que se hace las manos, se esmalta las uñas, se pinta el pelo, se saca las cejas, se riza las pestañas y se maquilla discretamente todas la semanas para verse mejor que su mujer y que los demás hembros. A partir de aquí ya podemos contar con una idea aproximada de lo que es un hombre, una mujer, un varón, una varona y un hembro, para intentar dar respuesta a la pregunta/título de este blog. ¿Mujer o varona?
Para cerrar esta entrada, si lo dicho hasta aquí pudo parecer confuso, disgregado o incoherente, corresponde aclarar que no es producto de alguna velada o maligna intención, sino de la consecuencia de un hecho linguístico-biológico-comunicacional, que contamina todo este blog a pesar de mis esfuerzos por evitarlo. Ese hecho es su acento esquizofrenés.
En efecto; partiendo del dicho de que quien anda con cojos cojea, quien anda con locos loquea. Viví algunos años en la ciudad de Granada, provincia de Andalucía y cuando regresé a mi país estaba tan “acentuado” en andaluz que no había forma de convencer a mis coterráneos de que no era gitano sino caraqueño. De esto hablaremos después en un artículo dedicado específicamente al tema del esquizofrenés, como lenguaje/idioma de la locura/cordura… de la comunicación/incomunicación humana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada